sábado, 3 de octubre de 2009

CENICIENTA

(imagen cedida por:

Son las doce.
Un dolor se esparce por las alas rotas,
en los tejados extiende su melancolía.

Zapatos de cristal
en el camino de la huida.

Cenicienta vuelve a casa.
Tras de sí, los sueños esfumados.

Hay campanas que estropean todo:
Se acabó el cuento en los peroles.

10 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Hermoso poema... me encanta.. muy original..

Un abrazo
Saludos fraternos

Que disfrutes tu fin de semana...

Lucía dijo...

Cuántas campanas estropean todo, rompen sueños y cenicienta pierde el zapato de cristal...
Precioso, Esmeralda.
Besos.

Candi dijo...

Bonito como siempre.
Sueños que no deben perderse...
nunca.
Besos

Mª Jesús So dijo...

Cenicienta vuelve a casa...

la carroza, convertida en calabaza...

los zapatitos de cristal, incomodísimos, convertidos en playeros...

el hada madrina, en su soponcio...

y descubre que la realidad e4s mucho mejor que el cuento!

Besos

Eléonore Geandel dijo...

Les douze coups de minuit ne sonneront pas toujours. D'autres beaux rêves se réaliseront jusqu'au bout. L'espoir fait vivre.
Besos.

gaia56 dijo...

Hay días que te despìertan en lo mejor del sueño, aunque la verdad es al revés, estoy con María Jesús, la realidad es mucho mejor que el cuento.
Un beso.

Jesús Sevillano dijo...

Sueños de Cenicienta...
Precioso
Una abrazo
Jesús

beker dijo...

Cambiemos de zapatos y alarguemos más el tiempo, besos

KUBAN dijo...

Hermosos son estos versos que me harán volver. Gracias por tu visita y tus palabras. Un abrazo.

Esmeralda Martí dijo...

Gracias a todos, mis amigos seguidores:Adolfo, Lucía, Candi, Mª Jesús, Gaia, Léo, Jesús, Becquer, Kuban... A todos nos ha pasado alguna vez lo del cuento: soñamos y la realidad nos despierta con los pies en los peroles. Enfin... Es bonito soñar de vez en cuando. Feliz octubre.
Abrazos