jueves, 8 de enero de 2009

Nuevo día




Me convence este reclamo
De escamas horadadas;
Me advierte
De la seriedad
Que rezuman sus destellos.

De la nube brota
Un sarpullido de fervor,
El esfuerzo
De alejarse de este patio
Y brindar
Una melodía de respingos.

Lo sabía,
Percibí el dulzor de la mañana
En el gorrión,
En su primer concierto
Desprovisto de agraces melodías.

2 comentarios:

maria (llueveme) dijo...

¡Me encanta que estés de vuelta!

Y que te hayas encontrado al primer gorrión del día exactamento donde lo dejaste. Cantando solamente notas dulces.

Hasta mañana. Yo sigo soñando.

Antonio Ángel dijo...

Esmeralda, no sé muy bien cómo funciona esto de los bloggs, pero ahí va un pequeño comentario. Escribí uno esta mañana, pero parece que no ha entrado. A ver si ahora hay más suerte.
Gracias por esta página tan hermosa, por tu sensibilidad de ala, por tu amistad y por los minutos que pasamos en Salamanca, después de tanto tiempo. Te seguiré en el blogg (si puedo y sé).
Un abrazo grannnnnde desde Guadalajara.

Garri